Inicio » GENERAL » El que tiene boca se equivoca: el duelo por el castillo de Pazuengos
El que tiene boca se equivoca: el duelo por el castillo de Pazuengos

El que tiene boca se equivoca: el duelo por el castillo de Pazuengos

Cuando se habla durante varias horas en un podcast, es fácil cometer errores. En casi todos los podcasts cometemos algunas erratas de poca importancia. Pero junto a estos pequeños detalles que apenas tienen importancia en la visión histórica que pretendemos ofrecer, también cometemos otros que son más bulto.

Para esos casos, vamos a crear una nueva sección en la que explicaremos correctamente algún acontecimiento que hemos aclarado mal en el podcast. Hoy hablamos del duelo por el castillo de Pazuengos.

Como el que tiene boca se equivoca, a lo largo de la tertulia se ahondó en un error en el que todos fuimos cayendo: confundir la batalla de Graus con el duelo en el que participó el Cid Campeador por el castillo de Pazuengos.

La batalla de Graus

En el podcast explicamos correctamente que en la batalla de Graus participaron el infante Sancho de Castilla y el Cid Campeador, en apoyo del rey de la taifa de Zaragoza, contra el rey de Aragón (que encontró la muerte en aquel enfrentamiento). Pero a partir de ahí se nos fue un poco la cabeza.

Mientras que en el guion que preparamos para el podcast estaba claramente especificado cada conflicto bélico, por un exceso de confianza en nuestra memoria, tras hablar de la batalla de Graus, cometimos una imprecisión al señalar que el torneo por el castillo de Calahorra –que se muestra en la película del Cid– realmente se produjo en la batalla de Graus.

Pero aunque yo me percaté de que realmente el torneo que había protagonizado el Cid no fue durante la batalla de Graus, tampoco recordé el nombre del lugar en disputa. ¡Y lo peor de todo es que tampoco se me ocurrió buscarlo en el guion!

El duelo por el castillo de Pazuengos

Años después de la batalla de Graus, tras la muerte de Fernando I el Magno, su hijo Sancho hereda el trono de Castilla. El reino tenía varios problemas territoriales al norte, entre las actuales provincias de Burgos y Álava.

Se trataba de una zona que no quedaba muy claro si pertenecía al rey de Pamplona, Sancho Garcés IV, o al rey de Castilla. Para hacer patente su dominio sobre aquellos territorios, Sancho II de Castilla ordenó varias incursiones en la Bureba y en los Montes de Oca. Pero para controlar todos los Montes de Oca, había que poseer una fortaleza clave en la comarca: el castillo de Pazuengos.

Con la intención de dirimir el conflicto, Sancho II acordó con Navarra realizar un riepto, un duelo, una especie de juicio de Dios. Trabarían un combate singular entre el mejor caballero castellano y el mejor navarro. Dándole la victoria a uno de ellos, Dios decidiría a quién iría a parar la tenencia del castillo.

Del lado castellano, como era obvio, fue designado Rodrigo Díaz de Vivar; mientras que en nombre del rey de Pamplona combatiría el alférez Jimeno Garcés. Y como era habitual, una vez más venció el Cid, que a partir de entonces sería conocido como Campi Doctor, experto en batallas campales.

Acerca de Ricardo Botin

Moderador y editor de La Tertulia de la Historia

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*