Inicio » PODCASTS » Podcast 7 – El Cid: entre la historia y la leyenda
Podcast 7 – El Cid: entre la historia y la leyenda

Podcast 7 – El Cid: entre la historia y la leyenda

¿Sabes cuándo nació exactamente el Cid Campeador? ¿Sabrías distinguir entre los acontecimientos de su vida verdaderamente históricos y los que han sido velados por la leyenda y el mito? Pues en este séptimo podcast te vamos a mostrar que hay un Cid histórico cuya vida es casi más interesante que la que se ha ido pergeñando a lo largo de los siglos en cantares de gesta y romances.

En esta séptima entrega de La Tertulia de la Historia vamos a hablar de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Un personaje crucial en la historia de la segunda mitad del siglo XI, que ha sido usado política y literariamente por unos y por otros en más ocasiones de las deseables, pero cuya poderosa personalidad sigue brillando con más fuerza que nunca.

El Cid histórico

Como decimos en este podcast, la personalidad del Cid es tan atractiva y compleja que ha generado un sinfín de leyendas y mitos, lo cual dificulta en gran medida la perfecta comprensión del personaje. Desde una supuesta ascendencia humilde –una creencia difundida por el Poema del Mío Cid y que en este podcast nos encargamos de aclarar convenientemente– hasta la leyenda de que una vez muerto fue subido a un caballo y sus enemigos huyeron nada más verle aparecer.

Con este podcast, como en todos, queremos difundir nuestra historia y entretener a los oyentes. Y en este caso, en esta tertulia sobre el Cid, también queremos mostrar a los oyentes qué hay de realidad en el mito y qué hay de leyenda. Porque solo diferenciando y separando correctamente los acontecimientos reales de los imaginados por la fantasía de los juglares se consigue desentrañar la verdad histórica.

En este podcast sobre el Cid te hablaremos de cómo fue la infancia y juventud del Cid en la corte leonesa, al servicio del infante Sancho.

Otro de los temas que trataremos en la tertulia es el de las batallas de Lantada y Golpejera, dos enfrentamientos armados que enfrentaron a Sancho II de Castilla y a Alfonso VI de León, con una increíble y épica intervención del Cid. Si quieres saber lo que hizo exactamente Rodrigo Díaz de Vivar para darle la vuelta al resultado adverso de la batalla, no dejes de escuchar la sección de Zafarrancho de combate.

Y como Personaje excepcional, debatiremos sobre la personalidad poliédrica y llena de aristas de Alfonso VI, el conquistador de Toledo. Podrás escuchar argumentos a favor y en contra, ya que los participantes en esta tertulia nos encontramos un poco divididos entre los que creemos que Alfonso VI fue el personaje más importante de la segunda mitad del siglo XI y los que no.

La leyenda y el Cid literario

No cabe duda de que hablar del Cid y no referirse a cuestiones tales como la Jura de Santa Gadea o la Afrenta de Corpes sería dejar algo incompleto el perfil de nuestro protagonista de hoy. Por eso vamos a explicar en dónde se originan este tipo de leyendas que tanto han confundido a muchos estudiosos y aficionados a la historia.

Porque el Cid es lo que es hoy en día gracias al mito construido durante siglos a través de los cantares de gesta y del romancero.

Siguiendo el paralelismo entre su vida real y la trazada por el personaje literario del poema, hablaremos sobre cómo fueron los dos destierros a los que fue condenado por Alfonso VI, analizando también su faceta como soldado de fortuna al servicio del rey de la taifa de Zaragoza, que fue por el que comenzó a extender su poder e influencia a lo largo de todo el levante español.

No debemos olvidar –y en el podcast se hace mucho hincapié en ello– que el Cid fue el primer caballero en constituir un reino independiente del rey, un señorío que abarcó las provincias de Valencia, Cuenca, Teruel y Castellón.

Y no podemos dejar de mencionar, por último, que su fama como caudillo viene originada por su pertinaz resistencia ante la invasión almorávide que asoló la Península Ibérica en la segunda mitad del siglo XI.

¿Te interesan estos temas?

¿Te quedas con nosotros?

Pues pincha en el siguiente enlace:
http://archive.org/download/Podcast7-ElCidEntreLaHistoriaYLaLeyenda/7PodcastCid.mp3

Y si nos escuchas a través de nuestros canales en iVoox, en iTunes o en Stitcher, no olvides dejarnos tu opinión en una reseña y valorar lo que te ha parecido este podcast.

Acerca de Ricardo Botin

Moderador y editor de La Tertulia de la Historia

4 Comentarios

  1. Raul Delgado Valencia

    El Cid fue muy mal tratado al ser llamado como mercenario, hoy en día todos somos mercenarios y nadie dice nada por eso, no debemos olvidar que el apelativo de Campeador significa Batallador, maestro en el campo de batallas. Si en un trabajo te dan 1000 € y en otro te dan 2000 €, si tienes que dar de comer a tu familia, ¿ te quedas con el de 1000 € o con el de 2000 € ?

    Dato curioso …, la Tizona o Tizón, el mismo Don Rodrigo llamaba a la Tizona, La Rabiosa, por ser una espada muy ágil, tajadora andalusi, apta tanto para el combate a caballo como por el combate a pie.

    • Muchas gracias por tu comentario, Raúl. Yo mismo, si me pusiese en la situación del Cid tras el destierro, sin propiedades, sin sustento económico, también me habría convertido en mercenario a las órdenes de quien estuviese dispuesto a pagar por mis servicios. Al fin y al cabo, se dedicó a la que mejor sabía hacer: guerrear.
      Además, que fuese soldado de fortuna del rey moro de la taifa de Zaragoza no quiere decir que luchase para el Islam, ya que esas taifas eran tributarias de Castilla, lo que significa que de hecho también formaban parte de la corona. En ningún momento se puede entender aquello como una traición a la cristiandad, ya que aquel rey taifa de Zaragoza era siervo de Castilla.
      Lo del origen de la Tizona lo desconocía, aunque sí que me sonaba que era de origen andalusí. La Colada parece ser que pertenecía al conde de Barcelona y que fue conseguida por el Cid como trofeo en una de las derrotas que le infligió.

      • Raul Delgado Valencia

        Hace unos años se hizo un estudio a fondo, no se si llamarlo “radiologico” donde entre otras cosas sale reflejado lo que tenía inscrito dicha espada. IO SOI TIZONA FUE FECHA EN LA ERA DE MILE QVARENTE por un lado y por otro lado AVE MARIA GRATIA PLENA DOMINUS MECUM, eso entre otras cosas, también en el estudio viene reflejadas las medidas y peso exactos de dicha espada: 933 milimetros desde la punta a la empuñadura y un peso de 1,153 kg. La longuitud de su hoja recta es de 785 milimetros con un ancho de 43 mm junto al recazo. Su estructura está formada por un acero suave en el interior y duro en la capa externa. Actualmente se puede ver en el museo de Burgos tumbada. Decir como dato curioso que la hoja esta algo doblada, tal vez por el mucho tiempo que pudo estar la espada tumbada. Si necesitas alguna información no dudes en ponerte en contacto conmigo y con gusto te ayudare en lo máximo que pueda.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*